SEIS CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LOS QUE ESTUDIAN EN EL EXTRANJERO


La posibilidad de viajar a otra parte del mundo para estudiar en una tierra y una cultura extrañas puede sentirse un poco desalentador, y ajustarse a la vida en un nuevo país y escuela o universidad es un desafío, pero no tiene por qué ser algo estresante o aterrador.  Después de todo, una de las razones para estudiar en el extranjero es que es una experiencia tan increíble, que nos saca de nuestra zona de confort.  Basta con seguir estos seis consejos para sacar el estrés del viaje a estudiar.

 CONSEJO #1: GASTAR PRUDENTEMENTE Y AHORRAR

El dinero por lo general es un importante factor de preocupación, dado que estudiar en el exterior es bastante caro.  Cualquiera que diga lo contrario, probablemente está tratando de vendernos algo… algo costoso.  Pero eso no significa que debemos vaciar nuestra cuenta de ahorros, o asumir una gran deuda para poder tener esta incomparable experiencia.  Aquí hay un par de consejos para gastar nuestro dinero inteligentemente y ahorrar dinero mientras estamos estudiando afuera:

  • Resista la tentación

No compre todo lo que vea a su llegada, sin importar lo genial que las cosas parezcan ser.  Apéguese a sus necesidades y deje los gastos en souvenirs para el final de su viaje.  Y recuerde –cualquier cosa que compre es algo que va a querer llevarse de regreso a su país, por lo que debe considerar el máximo de peso de equipaje permitido en su vuelo de regreso antes de comprar un didgeridoo en Australia, o un set de tambores de acero mientras estudia en Jamaica.

 

  • Actúe como la gente local

Una de las mejores formas de ahorrar dinero mientras se estudia en el extranjero es vivir como lo hace la gente local.  Cocine comida local, o mejor aún, consiga a alguien local que le enseñe a cocinar los ingredientes y platos locales.  Y mientras está en eso, pregúntele qué hace la gente de ese lugar para divertirse -tendrá un sentido mucho mejor de la cultura, y hará nuevos amigos durante el proceso-.

 

CONSEJO #2: USE EL DINERO QUE AHORRÓ PARA VIAJAR

Los souvenirs son geniales, pero los recuerdos son mejores aún.  Use ese dinero que ahorró consumiendo comida local para viajar y conocer el pueblo o ciudad y sus alrededores.  Su cámara y su diario se encargarán de registrar sus recorridos mucho mejor que una camiseta o un imán para refrigerador.

CONSEJO #3: ELABORE UN PRESUPUESTO PARA GASTAR EN COMIDA

Ya nos hemos referido a que consumir comida local puede ayudarnos a ahorrar dinero, pero también nos puede ayudar a mantener nuestra buena salud.  Las hamburguesas y las golosinas, o las comidas para universitarios (pasta instantánea y pizza congelada), pueden parecer comidas fáciles, pero nuestra salud y nuestra cintura terminarán pagando el precio, y en realidad nadie necesita ese tipo de estrés.  Incluso antes de iniciar el viaje, tómese un tiempo para aprender a preparar un par de platos básicos y saludables.  Cosas como sopas, estofados y guisos son platos fáciles y económicos que no requieren muchos de esos complicados equipamientos de cocina.  Conozca los detalles básicos del pollo – uno de tamaño decente puede alimentar a un estudiante con recursos limitados por al menos una semana, si sabemos lo que estamos haciendo con el cuchillo y conocemos algunos  ingredientes básicos.  Una vez que llegue, averigüe en escuelas y centros comunitarios si hay algún curso de cocina para principiantes o estudiantes.  Ya hemos sugerido pedirle consejos de cocina a la gente local, pero como un buen estudiante internacional, probablemente usted tiene la experticia culinaria de las Naciones Unidas en la puerta de su casa.  Por qué no organizar una noche de comida internacional y pedirle a sus nuevos amigos que cocinen y traigan un poco de su comida tradicional favorita en su país.

CONSEJO #4: CONVIÉRTASE EN UN EXPERTO EN EL TRANSPORTE LOCAL

Es tentador subirse a taxis cuando estamos en una ciudad nueva, pero si es capaz de comprender el tren, el metro o cualquier otro sistema de locomoción colectiva, podrá ahorrar un montón de tiempo y dinero.  O mejor aún, ¡camine!  Puede que eso no sea siempre posible (especialmente si vive en una gran ciudad o en una zona rural), pero podría llegar a sorprenderle cómo caminar a menudo resulta ser la forma más rápida y agradable de trasladarse.  Además, podrá ver muchos lugares interesantes y hacer un poco de buen ejercicio durante el día.

CONSEJO #5: PREPÁRESE CON ANTICIPACIÓN

Probablemente ya ha tomado conciencia de los gastos en alojamiento y transporte, pero ¿ha considerado los planes de telefonía móvil?, ¿medicamentos recetados?, ¿costos bancarios?. Todas estas cosas van sumando, y es conveniente planear anticipadamente para saber a qué atenerse.  Algunas cosas, como los medicamentos pueden ser más baratos (o incluso gratuitos) en nuestro país de origen, así que hablar con nuestro doctor para la receta permanente y comprar por adelantado para un par de meses podría ahorrarnos un montón de dinero y preocupaciones.  Consulte con su banco antes de partir y asegúrese de que no le aplicarán cobros exagerados por usar sus tarjetas en el extranjero.  Probablemente, su teléfono celular está adherido permanentemente a sus pulgares, pero usarlo afuera podría ser una importante fuga de capital.  Compre una tarjeta SIM local a su llegada, o simplemente compre un teléfono prepago barato para usar durante el tiempo que esté en el extranjero, podrá seguir usando su teléfono personal conectado a redes Wi-Fi, lo que lo mantendrá conectado a Facebook, Whatsapp, Twitter y prácticamente todas las redes sociales, y podrá recibir llamadas y mensajes SMS en su prepago local.

CONSEJO #6: HAGA AMIGOS Y DIVIÉRTASE

Llegar a un país extraño será un impacto sin lugar a dudas, por lo que debe darse el tiempo de ajustarse, lo que no significa encerrarse en su dormitorio.  Conozca a sus compañeros de casa, de clase y a otras personas en el lugar de estudio.  Y no se quede solo con los otros estudiantes internacionales.  Si le cuesta conocer personas, averigüe sobre las asociaciones de estudiantes, e intégrese a un club o un grupo con el que comparta intereses.  Inscríbase en excursiones e involúcrese en las actividades que se realizan en el campus.  Salga y mézclese con gente local – tome una clase de baile o haga voluntariado.  Lo que sea que haga, relájese.  Muchos estudiantes se preocupan tanto por hacer de su tiempo afuera una experiencia memorable, que de hecho olvidan de hacerlo en absoluto – así que diviértase y viva.  ¡Buen viaje!

 

Editado y adaptado por StudyTours.  Fuente: https://www.masterstudies.com/article/Six-Practical-Tips-for-International-Students/

Agregar un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.